Conectate con nosotros

Iglesia

๐‘ฏ๐’๐’Ž๐’Š๐’๐’Šฬ๐’‚ ๐’…๐’† ๐‘ด๐’๐’๐’”๐’†๐’ฬƒ๐’๐’“ ๐‘น๐’Š๐’„๐’‚๐’“๐’…๐’ ๐‘ฝ๐’‚๐’๐’†๐’๐’›๐’–๐’†๐’๐’‚

Publicado

en

En la maรฑana del jueves 8 de diciembre, durante la Solemnidad de la Inmaculada Concepciรณn, tupรฃsy Kaโ€™akupe รกra, Mons. Ricardo Valenzuela, Obispo de Caacupรฉ, celebrรณ la Santa Misa de las 6:00 hs.
El tema que desarrollรณ fue โ€œLa Virgen Marรญa convoca a los laicos para encarnar la palabraโ€.
Compartimos el enlace del audio de la homilรญa completa
Asunciรณn, 8 de diciembre del 2022
Oficina de Comunicaciรณn y Prensa de la CEP
Continuar leyendo
Click para comentar

Enviar respuesta

Tu direcciรณn de correo electrรณnico no serรก publicada. Los campos obligatorios estรกn marcados con *

Iglesia

Francisco anima a los movimientos eclesiales a mantenerse siempre en camino

Publicado

en

Se ha publicado el video con la intenciรณn de oraciรณn del Santo Padre para mayo de 2023. El Pontรญfice invita a rezar ยซpara que los movimientos y grupos eclesiales redescubran cada dรญa su misiรณn, una misiรณn evangelizadora, y que pongan sus propios carismas al servicio de las necesidades del mundo. Al servicioยป.

Sebastiรกn Sansรณn Ferrari – Ciudad del Vaticano

ยซยกLos movimientos eclesiales son un don, son la riqueza en la Iglesia! ยกEsto son ustedes!ยป. Estas son las palabras del Santo Padre en el video difundido en la tarde de este martes 2 de mayo a travรฉs de laย Red Mundial de Oraciรณn del Papa, en el que el Pontรญfice anima a los movimientos y grupos eclesiales a redescubrir su misiรณn evangelizadora.

El Sucesor de Pedro sostiene que estas organizaciones ยซrenuevan la Iglesia con su capacidad de diรกlogo al servicio de la misiรณn evangelizadoraยป, ยซredescubren cada dรญa en su carisma nuevas formas de mostrar el atractivo y la novedad del Evangelioยป.

ยซยฟCรณmo lo hacen?ยป, se pregunta el Obispo de Roma, y aรฑade: ยซHablando idiomas diferentes, parecen diferentes, pero es la creatividad que crea esas diferencias. Pero entendiรฉndose siempre y haciรฉndose entenderยป.

ยซY trabajando al servicio de los Obispos y las parroquias para evitar cualquier tentaciรณn de encerrarse en sรญ mismos, que este puede ser el peligro, ยฟno?ยป, continรบa.

Luego, dirige dos exhortaciones: la primera es a mantenerse siempre en movimiento, ยซrespondiendo al impulso del Espรญritu Santo, a los desafรญos, a los cambios del mundo de hoyยป. La segunda es a mantenerse en la armonรญa de la Iglesia, pues esta ยซes un don del Espรญritu Santoยป.

El mensaje concluye con la peticiรณn de dedicar el mes de mayo a rezar ยซpara que los movimientos y grupos eclesiales redescubran cada dรญa su misiรณn, una misiรณn evangelizadora, y que pongan sus propios carismas al servicio de las necesidades del mundo. Al servicioยป.

La variedad de carismas

Este video fue realizado en colaboraciรณn con elย Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, segรบn informa un comunicado de la Red Mundial de Oraciรณn del Papa, una de cuyas tareas es acompaรฑar el nacimiento y el desarrollo de las asociaciones de fieles y movimientos eclesiales.

La pieza audiovisual narra trozos de sus vidas, en contextos muy diferentes. Las historias van desde los scouts portugueses en peregrinaciรณn con la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud hasta los jรณvenes del Movimiento Eucarรญstico Juvenil en su congreso internacional, en adoraciรณn ante la Eucaristรญa, entre otras experiencias. Es decir, muestra tantos carismas diferentes, pero con una รบnica misiรณn: anunciar el Evangelio en diversos ambientes y de diversas maneras.

Internacional, intergeneracional, plurivocacional

De acuerdo con Linda Ghisoni, Subsecretaria del Dicasterio, estas instituciones ยซson un gran don para la Iglesia en las sociedades actuales: son, en efecto, portadores de una creatividad que se renueva continuamente para dar testimonio de Jesucristo y de la buena noticia del Evangelio a los hombres y mujeres de hoy en las circunstancias mรกs diversas y con acciones muy concretas. Son realidades internacionales, intergeneracionales, plurivocacionales, con un potencial formativo probado, y estรกn llamadas a no encerrarse nunca en sรญ mismas, sino a vivir su vocaciรณn y su misiรณn autรฉnticamente eclesialesโ€.

En movimiento

El P. Frรฉdรฉric Fornos S.J., Director Internacional de laย Red Mundial de Oraciรณn del Papa, comentรณ acerca de esta intenciรณn: โ€œDe alguna manera, Francisco se detiene en una nota fundamental de estos movimientos eclesiales: que sigan en movimiento. Que sigan โ€˜respondiendo al impulso del Espรญritu Santo, a los desafรญos, a los cambios del mundo de hoyโ€™, que sigan despertando, segรบn su propio carisma, โ€˜la misiรณn evangelizadora de la Iglesia de tantos laicos comprometidos en vivir y testimoniar el Evangelio en las realidades ordinarias de la vida, en el trabajo, en el mundo educativo, social, culturalโ€™. Acompaรฑemos al Papa Francisco en esta importante intenciรณn de oraciรณn, y roguemos como Juan Pablo II, mientras esperamos la fiesta de Pentecostรฉs: โ€˜ยกVen, Espรญritu de vida, Espรญritu de verdad, Espรญritu de comuniรณn y de amor! La Iglesia y el mundo tienen necesidad de ti. ยกVen, Espรญritu Santo, y haz cada vez mรกs fecundos los carismas que has concedido!โ€™โ€.

Sobre El Video del Papa

Se trata de una iniciativa global oficial para difundir las intenciones de oraciรณn mensuales del Santo Padre. Desde 2016, el Video del Papa ha sido visto mรกs de 196 millones de veces en todas las redes sociales del Vaticano. Estรก traducido a 23 idiomas y tiene cobertura de prensa en 114 paรญses.

Continuar leyendo

Iglesia

35 Aร‘OS DEL ENCUENTRO DEL PAPA JUAN PABLO II CON LOS INDIGENAS EN LA MISIร“N DE SANTA TERESITA

Publicado

en

ENCUENTRO DEL PAPA JUAN PABLO II
CON LOS INDIGENAS EN LA MISIร“N DE SANTA TERESITA

Mariscal Estigarribia
Martes 17 de mayo de 1988

 

Amadรญsimos hermanos indรญgenas del Paraguay:

1. Ymรก gรผivรฉma, aimesรฉ pendendivรฉ. Ha pรฉina รกga, aimema pendeapytรฉpe. (Hace ya mucho tiempo que he querido estar con vosotros. Y heme aquรญ ahora, ya estoy entre vosotros).

Desde esta misiรณn de Santa Teresita quiero dirigirme a losย nivaclรฉ, guaranรญes occidentales y guaranรญes รฑandeva; a losย lengua, sanapanรก, angaitรฉ, toba maskoy, guanรก, manjui, toba qom, makรก, ayoreo; y a losย achรฉ, mbyรก apyterรฉ, avรก chiripรก, y pai tavytera. Sรฉ que para muchos de vosotros ha supuesto un verdadero esfuerzo venir a este encuentro con el Papa, ya que habรฉis tenido que atravesar las inmensas llanuras del Chaco paraguayo. Me conmueve este sacrificio para estar hoy todos juntos. Llegue tambiรฉn mi saludo a los chaqueรฑos y pobladores indรญgenas, tanto a los nacidos en este suelo, como a los que han venido de otros lugares para vivir y trabajar en esta tierra.

Asimismo me dirijo a todos vuestros hermanos llegados de otras partes del continente americano: a los que vienen de Bolivia y Brasil. Os ruego que hagรกis llegar igualmente mi saludo de gozo y paz en el Seรฑor a todos vuestros pueblos y familias. Saludo tambiรฉn a vuestros Pastores, a los sacerdotes, a los misioneros, misioneras y catequistas, en particular de la diรณcesis de Benjamรญn Aceval y del vicariato apostรณlico del Chaco paraguayo. A todos agradezco el afecto y el cariรฑo que me habรฉis manifestado.

2. Se va acercando elย gran acontecimientoย del V centenario de laย evangelizaciรณnย de Amรฉrica. Esta fecha, que es motivo de alegrรญa para toda la Iglesia, lo es de un modo muy especial para vosotros. Dios โ€œquiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdadโ€ (1Tmย 2, 4). Por eso, confiรณ a sus Apรณstoles y a la Iglesia enteraย la misiรณnย de ir y hacer discรญpulos a todas las gentes, bautizรกndolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espรญritu Santo, y enseรฑรกndoles a guardar lo que El les habรญa mandato (cf.ย Mtย 28, 19-20).ย En cumplimiento de este mandato de Cristo, a lo largo de cinco siglos, fueron llegando hombres y mujeres, impulsados por un gran amor a Dios y a los habitantes de estas maravillosas tierras, sin otro objetivo que el de difundir la luz de la fe y injertar la nueva vida, la vida de la gracia, en sus corazones.

Por la fe el hombre llega a unย conocimiento mรกs pleno de Dios, y adquiere tambiรฉn unaย dimensiรณn mรกs profunda de su dignidadย como persona, que es comรบn aย todos los hombres. En efecto, como enseรฑa el Concilio Vaticano II, โ€œtodos ellos, dotados de alma racional, creados a imagen y semejanza de Dios, tienen la misma naturaleza y el mismo origen; y, porque, redimidos por Cristo, disfrutan de la misma vocaciรณn y de idรฉntico destinoโ€ (Gaudium et spes, 29).ย  En virtud de nuestro origen comรบn, todos somosย igualesย en dignidad, sin distinciรณn de raza, lengua o naciรณn. Ya no hay, como dice el Apรณstol, ni judรญo, ni griego, ni bรกrbaro (cf.ย Colย 3, 11),ย  porque todos hemos sido llamados a ser โ€œfamiliares de Diosโ€ (Efย 2, 19).

Este hecho primordial de que todos hayamos salido de las manos de Dios lleva consigo enormes consecuencias para la persona, como individuo y como familia humana. La primera es queย todos somos hermanos por tener un mismo Padre: Dios. Pensad, queridos habitantes de estas tierras, lo que debe significar para vuestras vidas y comportamiento profesar de veras que realmenteย sois hermanos, miembros de una sola familia.

Estos lazos estrechรญsimos en el plano de la naturaleza han sido definitivamente sellados por la redenciรณn de Cristo, que nos permite compartir la nueva vida de la gracia que El conquistรณ para nosotros en la cruz, y que nos hace formar parte del pueblo elegido de Dios. La fraternidad que debe reinar en el gรฉnero humano ha de llevar en efecto, a unaย colaboraciรณn y solidaridadย entre todos los hombres y los pueblos, que permita el desarrollo de todos, respetando las propias peculiaridades (cf.ย Sollicitudo rei socialis, 33).

3. El hombre es superior a todas las demรกs criaturas de la tierra, porque es capaz de conocer y amar a Dios. Por esto, no puede dejarse arrastrar por los instintos, ya queย su condiciรณn de hijo de Dios le debe llevar a comportarse conforme a tal dignidad, observando los diez mandamientos dados por Dios a Moisรฉs (cf.ย Exย 20, 1-17),ย y que Cristo ha elevado y perfeccionado con el mandamiento nuevo del amor (cf.ย Jnย 13, 34).

Sin embargo, nuestra conciencia y nuestra experiencia nos ponen de manifiesto un hecho doloroso, esto es, que existe en nuestro interior una inclinaciรณn al pecado, una tendencia hacia modos de vida que se oponen a la ley de Dios y al querer divino. Por eso cada uno podrรก examinarse con provecho a sรญ mismo para descubrir lo que en la propia vida y comportamiento se opone a su condiciรณn de hijo de Dios y hermano de su prรณjimo.

Para cumplir los mandamientos de la ley de Dios, logrando vencer asรญ las inclinaciones al mal, contamos con la ayuda de la oraciรณn. Acudid, pues, al Seรฑor con confianza, sabiendo que El estรก especialmente cerca de vosotros. Enseรฑad tambiรฉn a vuestros hijos a dirigirse aย ร‘andeyaraย โ€“nuestro Padre Diosโ€“ con las oraciones sencillas que desde la tierna edad habรฉis aprendido: sobre todo, con el Padrenuestro, la oraciรณn que el mismo Jesรบs nos enseรฑรณ (cfย Mtย 6, 9-13).ย Invocad con frecuencia aย Tupasรฝย โ€“la Virgen Santรญsimaโ€“, Madre de Jesรบs y Madre nuestra, rezando el Avemarรญa, que tanto le agrada; Ella os animarรก a hacer la voluntad de su divino Hijo observando la santa ley de Dios.

Los sacramentos son la fuente de la gracia divina de donde recibirรฉis las fuerzasย para superar las debilidades propias de la condiciรณn humana. El Seรฑor en su bondad ha previsto estos auxilios para socorrernos en cada etapa de nuestro peregrinar terreno. En efecto, elย bautismoย nos regenera como hijos de Dios y nos incorpora a la Iglesia. En laย Eucaristรญa, Cristo se ofrece al Padre por la salvaciรณn del mundo y se nos da como alimento de vida eterna (cf.ย Jnย 6, 51).ย  A travรฉs delย sacramento de la reconciliaciรณn, Jesรบs, al igual que el Buen Pastor, busca la oveja perdida (cfย Lcย 15, 4-7), va al encuentro del pecador para sanarlo de sus heridas, esto es, de sus faltas, por medio de la absoluciรณn del sacerdote.

La uniรณn entre el hombre y la mujer la ha santificado Cristo con el sacramento delย matrimonio. En รฉl, los esposos se unen indisolublemente para constituir una comunidad de vida y amor (cf.ย Gaudium et spes, 48)ย  y dar origen a una familia. En su seno nacen los hijos, fruto del amor de los padres, que cumplen la voluntad de Dios y colaboran de este modo con su poder creador. Este sacramento os da la gracia necesaria para acrecentar el amor, guardar la fidelidad y educar a vuestros hijos para que sean hombres honrados y buenos cristianos. Conscientes de la dignidad del matrimonio y de la familia, debรฉis rechazar aquellos modos de comportamiento que se oponen a las enseรฑanzas de Cristo y a la verdadera felicidad conyugal.

4. El conjunto de estas verdades de la doctrina cristiana sobre la oraciรณn y los sacramentos se adquiere y se profundiza en la catequesis. Por esto, os pido queridos hermanos indรญgenas, que dediquรฉis todo vuestro empeรฑo a conocer mejor los fundamentos de vuestra fe catรณlica participando asiduamente en los grupos de catequesis y meditando las enseรฑanzas de Jesรบs en el Evangelio.

La evangelizaciรณn de vuestras comunidades alcanzarรก su plena madurez cuando tengรกis muchos sacerdotes surgidos de vuestras mismas familias. No dejรฉis, pues, de rezar para que el Seรฑor llame a muchos de vuestros hijos y hijas al sacerdocio y a la vida religiosa. No dejรฉis de animar a los jรณvenes a que escuchen la llamada de Dios y dediquen su vida al servicio de Dios entre sus hermanos.

Cristo es โ€œla luz verdadera que ilumina a todo hombreโ€ (Jnย 1, 9).ย  La fe cristiana que habรฉis recibido en el bautismo es estaย luz que ilumina vuestras vidas y guรญa vuestras comunidades.

La fe, que si es genuina, ha de irย impregnando cada vez mรกs los autรฉnticos valores tradicionales,ย que se han forjado con el paso de los siglos y que constituyen el alma de vuestras culturas; pues la fe en Jesucristo es tambiรฉn โ€œun elemento decisivo para aquel proceso civil y humano que tanta importancia reviste para la existencia y el desarrollo de cada naciรณn y de cada Estadoโ€ (Euntes in mundum, 5). En efecto, la Iglesia ha puesto siempre particular cuidado en expresar el mensaje cristiano con los conceptos y en la lengua de cada pueblo. En el Paraguay tenรฉis, entre tantos, el ejemplo de Fray Luis Bolaรฑos, que tradujo al guaranรญ el Catecismo del Concilio de Lima de 1583. โ€œLa Iglesia โ€“ ha recordado al respecto el Concilio Vaticano II โ€“ no disminuye el bien cultural de ningรบn pueblo; antes, al contrario, fomenta y asume, y al asumirlas, purifica, fortalece y eleva todas las capacidades y riquezas y costumbres de los pueblos en lo que tienen de buenoโ€ (Lumen gentium, 13).

5. He oรญdo de vosotros el testimonio de los grandes problemas que os afectan. Conozco las dificultades y sufrimientos que afrontaron vuestros padres en el pasado y tambiรฉn los que encontrรกis vosotros en la hora presente. En la vida de vuestras comunidades se dan frecuentemente situaciones de pobreza, de enfermedad, y incluso de olvido social. Sin embargo, de nada servirรญa que os abandonaseis al desรกnimo. La fe debe llevaros pues, a asumir estas realidades con una nueva perspectiva. Recordadย el ejemplo de Jesรบs, particularmente cercano a todo el que sufre: su vida de trabajo pobre y humilde, sus palabras de consuelo a los cansados y agobiados (cfย Mtย 11, 28-30),ย  su aliento de esperanza a โ€œlos que tienen hambre y sed de justiciaโ€ (Ibรญd., 5, 6)ย y a โ€œlos que buscan la pazโ€ (Ibรญd., 5, 9).

Vuestros deseos de promociรณn integral son justos. Ante todo, querรฉis serย respetados como personas, y que sean reconocidos y tutelados vuestros derechos, tanto humanos como civiles. Conozco los graves problemas que os afectan; en particular lo que se refiere a tenencia de tierras y tรญtulos de propiedad. Por ello apelo al sentido de justicia y humanidad de todos los responsables para que se favorezca a los mรกs desposeรญdos. Desde los comienzos de la evangelizaciรณn, en estas tierras, la Iglesia defendiรณ la libertad y la dignidad de los indรญgenas, de cuyos derechos los misioneros fueron frecuentemente portavoces en contra de los abusos a que, a veces, vuestros antepasados se veรญan sometidos.

Querรฉis tambiรฉn serย gestores del desarrolloย de vuestros pueblos, y pedรญs respeto a vuestras culturas, a las decisiones libres que tomรกis. Deseรกis al mismo tiempo una promociรณn, a nivel econรณmico y humano, que favorezca vuestro propio progreso, mediante unaย educaciรณn que sepa conjugar y integrar vuestros valores tradicionales con los adelantos del mundo de hoy. Por mi parte animo y seguirรฉ animando como Pastor de la Iglesia a toda la sociedad paraguaya para que continรบe la gran sรญntesis intercultural realizada en Asunciรณn y en las tierras de los rรญos Paranรก y Uruguay desde hace cinco siglos, la cual fue un modelo para el mundo. Quiero tambiรฉn hacer un llamado a la solidaridad (cf.ย Sollicitudo rei socialis, 40) a todos los paraguayos de buena voluntad para que, sin caer en la indiferencia egoรญsta, colaboren en la tarea de integrar a sus hermanos indรญgenas en la comunidad nacional. Por ello, aliento los esfuerzos que se han realizado y se siguen haciendo para lograr esta deseada meta.

6. La Palabra de Dios que acabamos de escuchar, tomada de la Carta del Apรณstol San Pablo a los Romanos, nos decรญa: โ€œAcogeos mutuamente como os acogiรณ Cristo para gloria de Diosโ€ (Rmย 15, 7).ย El Apรณstol nos invita aย acogernos mutuamente, aย ser comprensivosย unos con otros, a crear entre todos un clima de convivencia pacรญfica. En efecto, la paz es un gran valor para el hombre: Cristo resucitado saluda a sus discรญpulos dรกndoles la paz (cfย Jnย 20, 19).ย Ella es un bien imprescindible para el desarrollo de vuestros pueblos. La violencia en cambio, no es el camino para la resoluciรณn de los problemas, pues ofende a Dios, a quien la sufre y a quien la practica.

Sin embargo, la exhortaciรณn del Apรณstol no es una invitaciรณn a la pasividad, sino al trabajo ordenado y continuo, orientado a superar las divisiones histรณricas y culturales que, dentro y fuera de vuestras comunidades, puedan dificultar la convivencia y la paz.

No hay que olvidar, por otra parte, que lasย riquezas culturalesย que habรฉis heredado de vuestros antepasadosย no pueden ser un motivo para que os cerrรฉis โ€œen un aislacionismo infructuosoโ€, (Puebla, 424)como seรฑalaron los obispos latinoamericanos en Puebla. Respetando todos los valores culturales propios, tened siempre presente que la falta de โ€œformas estructuradas de educaciรณn, de escritura y de ciertas destrezas y hรกbitos mentales, son circunstancias que marginan y mantienen en situaciรณn de desventajaโ€ (Ibรญd., 1015).

7. โ€œPor mi parte, โ€“nos dice San Pablo en la Carta a los Romanosโ€“ estoy persuadido… de que tambiรฉn vosotros estรกis llenos de buenas disposiciones, henchidos de todo conocimiento y capacitados tambiรฉn para amonestaros mutuamenteโ€ (Rmย 15, 14).

En toda esta labor de evangelizaciรณn, que incluye tambiรฉn una solicitud eficaz en favor de la promociรณn humana, es fundamental el trabajo de losย catequistas. Es el Seรฑor quien, por intermedio de los obispos, los envรญa a vuestras comunidades para cooperar en la misiรณn que El confiรณ a su Iglesia de enseรฑar el Evangelio a todas las gentes (cf.ย Mtย 28, 19-20).

Queridos catequistas: Seguid adelante con verdadera entrega y con generosidad y no os desanimรฉis en esta encomiable labor. El Seรฑor enciende y reaviva la fe en los corazones de quienes os escuchan, a travรฉs del testimonio de vuestra vida cristiana, y de la enseรฑanza sistemรกtica y constante de la doctrina de Jesรบs.

La tarea que realizรกis es especialmente importante en aquellos lugares, donde por necesidad los fieles se ven privados de la presencia del sacerdote durante prolongados perรญodos de tiempo. Recae, entonces, fundamentalmente sobre vosotros la misiรณn de evangelizar, para lo cual necesitรกis una preparaciรณn doctrinal adecuada y una sรณlida vida espiritual. Que la enseรฑanza y difusiรณn de la doctrina de Cristo entre los indรญgenas vaya tambiรฉn acompaรฑada de vuestra preocupaciรณn por la promociรณn humana de estas comunidades. El ejemplo de vuestra caridad cristiana โ€“manifestada en obras concretas en favor de esta promociรณnโ€“ serรก una manera eficaz de alentar en ellos la prรกctica de la fe, cuando vean en vuestras vidas un fiel reflejo de la doctrina que enseรฑรกis.

8. Deseo dirigir ahora mi palabra a los habitantes no indรญgenas de esta tierra, muchos de ellos inmigrantes de Europa central. Es bien sabido que, con constancia y tenacidad admirables, vais cimentando unas bases econรณmicas y un hogar acogedor para vuestras familias, a la vez que contribuรญs al progreso de esta naciรณn.

El hombre, desde el principio de la creaciรณn, ha sido puesto por Dios para someter la tierra y dominarla (cf.ย Gnย 1, 28).ย  En las tareas agrรญcolas, el hombre se siente especialmente colaborador con el Creador. En ellas se compenetra el trabajo del agricultor con el don de Dios, la tierra. Por eso, cuanto mรกs se somete y se domina la tierra, tanto mรกs el hombre debe acercarse a Aquel que le ha dado todos los bienes que ella contiene.

Es preciso pues que vuestros afanes no os lleven a olvidaros de las obligaciones de todo cristiano para con nuestro Padre Dios. Celebrad el domingo, dรญa del Seรฑor, cumpliendo el precepto dominical. No descuidรฉis la educaciรณn cristiana de vuestros hijos, dedicรกndole todo el tiempo necesario, igual que a los demรกs aspectos de su formaciรณn.

El trabajo agropecuario trae emparejados hรกbitos y costumbres de gran valor humano: fomenta la solidaridad con los mรกs necesitados, inclina los รกnimos a compartir los bienes y es fuente de amistad, de amor familiar y de paz. Al mismo tiempo os impulsa a vencer el aislamiento y a entrar en amistosa y cada vez mรกs estrecha comunicaciรณn con los hermanos indรญgenas.

En vuestro conocido ahรญnco por mejorar las condiciones de vida de estos pueblos, no deja de ser valiosa la relaciรณn con los cristianos no catรณlicos que trabajan en estas tierras. A ellos quiero dirigir tambiรฉn mi saludo y mi palabra. Como recordรฉ en mi รบltima Encรญclica, la obligaciรณn de empeรฑarse por el desarrollo de los pueblos es un deber para todos y cada uno de los hombres y mujeres, โ€œen particular para la Iglesia Catรณlica y para las otras Iglesias o comunidades eclesiales, con las que estamos plenamente dispuestos a colaborar en este campoโ€ (Sollicitudo rei socialis, 32). Espero que esta cooperaciรณn se acreciente y sea cada dรญa mรกs fructรญfera en este paรญs.

Pohayhรบ che corazรถ mbytetรฉguivรฉ cbe hermano kuรฉra. Aikua โ€˜รก pende kaneรณ; aรฑandรบ pendรฉ angatรก; aimรฉ penendivรฉ. ร‘andajara pendรฉ rayhรบ; Te pendรฉ rovasรก. Ta pendรฉ membaretรฉ. Pe joajรบ, peiko poravรฉ haguรก. Pejoayhuke ร‘andejara Jesucristo Oipotahรกicha.

(Les amo de todo corazรณn, queridos hermanos. Conozco sus fatigas; siento sus quebrantos; estoy con ustedes. Dios les quiere; El les bendiga. les dรฉ fuerzas. รšnanse para que puedan vivir mejor. รmense los unos a los otros como Jesucristo lo quiere).

9. Queridos hermanos: Con profunda alegrรญa he estado hoy con vosotros. Al terminar este encuentro, que tiene lugar durante un Aรฑo Mariano,ย dirijamos nuestra mirada hacia โ€œTupasรฝโ€, hacia Marรญa, Madre de Dios y Madre nuestra:

โ€“ a Ella, que alaba al Seรฑor porque derrama su misericordia de generaciรณn en generaciรณn y โ€“ desplegando la fuerza de su brazo โ€“ ensalza a los humildes; (cfย Lcย 1, 46-55)

โ€“ a Ella, que es la Causa de nuestra alegrรญa, el Consuelo de los afligidos, el Auxilio de los cristianos;

โ€“ a Ella acudimos para que โ€œel Dios de la esperanza os colme de todo gozo y paz en vuestra fe, hasta rebosar de esperanza por la fuerza del Espรญritu Santoโ€ (Rmย 15, 13).

Asรญ sea.

Continuar leyendo

Iglesia

Vicariato Apostรณlico del Chaco celebra 75 aรฑos de creaciรณn canรณnica

Publicado

en

El viernes 10 y sรกbado 11 de marzo, en la ciudad de Fuerte Olimpo – capital del Alto Paraguay, el Vicariato Apostรณlico del Chaco estarรก celebrando los 75 aรฑos de la creaciรณn canรณnica. El VACH es una de las tres jurisdicciones pastorales que existen en el Chaco Paraguayo. Abarca todo el Dpto. del Alto Paraguay y el Distrito de Puesto Pinasco en Pdte. Hayes. Anteriormente correspondรญa a la Diรณcesis de Concepciรณn y el cuidado espiritual fue encomendado desde sus inicios a los misioneros salesianos. Es una culminaciรณn de 3 aรฑosย  de preparaciรณn de esta fiesta. Asรญ explicรณ el Mons. Gabriel Escobar, quien es el 5to. Obispo del Vicariato.

Se destaca la presencia del Cardenal Mons. Adalberto Martรญnez Flores, que estarรก presidiendo la Santa Misa del Sรกbado 11 de Marzo a las 10hs. Compartimos la entrevista con el Mons. Garbiel Escobar.

Continuar leyendo

Trending