Está aquí: HomeIglesias
Iglesias

Iglesias (66)

Los obispos continúan participando de la Asamblea número 219. Luego del Laudes y el desayuno pasaron a la sala de reunión para elegir a las autoridades del periodo 2018-2021. En la sesión de esta mañana fueron electos como:

  1. Presidente: Monseñor Adalberto Martínez Flores, Obispo de Villarrica y Administrador Apostólico de la Diócesis de las FF.AA y Policía Nacional.
  2. Vicepresidente: Monseñor Pierre Jubinville, obispo de San Pedro
  3. Secretario General: Monseñor Amancio Benítez, Obispo de Benjamín Aceval
  4. Secretario General Adjunto: Celso Torres Peralta
  5. Tesorero: Monseñor Francisco Pistilli, Obispo de Encarnación

Otros nombramientos

En estos momentos continúan eligiendo a obispos responsables del Consejo Episcopal Permanente, Delegados ante el Consejo Episcopal Permanente (CELAM), Comisión Episcopal Doctrinal, Comisión Episcopal de Liturgia, Comisión Episcopal de Pastoral, Comisión Episcopal para el Seminario Mayor Nacional, Comisión Episcopal de Animación Misionera, Comisión Episcopal de Pastoral Social, Comisión Episcopal de Bienes Culturales de la Iglesia.

Los obispos reunidos en Asamblea piden al pueblo católico y a las personas de bien rezar por este encuentro y por las autoridades electas para dirigir la Iglesia católica paraguaya.

Durante la sesión de esta tarde, los obispos se trasladaran hasta el Seminario Mayor Nacional (Monseñor Moleón Andreu c/Pizarro) para escuchar la presentación del Rector Cristino Bonher y otras autoridades sobre las actividades del SMN y la Facultad Eclesiástica.

FUENTE:http://episcopal.org.py/news-item/eleccion-de-nuevas-autoridades-durante-la-219a-asamblea-plenaria/#

En el Ángelus de este jueves, 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, el Papa Francisco pidió que, la Madre de Dios, Reina de los Santos, nos ayude a recorrer con decisión el camino de la santidad.
 

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Hoy estos hermanos y hermanas nuestros no nos piden que oigamos de nuevo un hermoso Evangelio, sino que lo pongamos en práctica, que nos pongamos en el camino de las Bienaventuranzas. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, a la familia, a la casa”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del Ángelus de este jueves, 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos.

En comunión con los Santos

El Santo Padre comentando la primera lectura de hoy, tomada del Libro del Apocalipsis (7,9), dijo que esta, nos habla del cielo y nos pone ante “una multitud inmensa”, incalculable, “de toda nación, tribu, pueblo y lengua”. Ellos son los santos, afirmó el Papa, y ¿qué hacen allá arriba? Cantan juntos, alaban a Dios con alegría. Sería hermoso escuchar sus cantos.... Pero podemos imaginarnos: ¿saben cuándo? Durante la Misa, cuando cantamos “Santo, santo, santo el Señor Dios del universo...”. Es un himno – dice la Biblia – que viene del cielo, que se canta allí (cf. Is 6,3; Ap 4,8). Así, pues, cantando el “Santo”, no sólo pensamos en los santos, sino que hacemos lo que ellos hacen: en ese momento, en la Misa, estamos más unidos a ellos que nunca.

LEA TAMBIÉN

Los Santos están cerca de nosotros

Y estamos unidos a todos los santos, agregó el Papa Francisco, no sólo a los más conocidos, en el calendario, sino también con aquellos “de la puerta de al lado”, con nuestros familiares y conocidos que ahora forman parte de esa inmensa multitud. “Hoy es una fiesta de familia. Los santos están cerca de nosotros, es más, son nuestros verdaderos hermanos y hermanas. Nos entienden, nos aman, saben cuál es nuestro verdadero bien, nos ayudan y nos esperan. Son felices y quieren que seamos felices con ellos en el paraíso”.

La mentalidad del mundo contra el Evangelio

Estos hermanos y hermanas, los Santos, señaló el Santo Padre, nos invitan al camino de la felicidad, indicado en el Evangelio de hoy, tan bello y conocido: “Bienaventurados los pobres de espíritu [...] Bienaventurados los humildes [...] Bienaventurados los puros de corazón [...]”. Pero, ¿qué es eso? El Evangelio dice bienaventurados los pobres, mientras que el mundo dice bienaventurados los ricos. El Evangelio dice bienaventurados los humildes, mientras que el mundo dice bienaventurados los poderosos. El Evangelio dice bienaventurados los puros, mientras que el mundo dice bienaventurados los astutos y los hedonistas. Este camino de las bienaventuranzas, de la santidad – precisó el Pontífice – parece conducir a la derrota. Sin embargo – nos recuerda de nuevo la primera Lectura – los santos tienen “ramas de palma en sus manos”, es decir, los símbolos de la victoria. Ellos han vencido, no el mundo. Y nos exhortan a elegir su parte, la de Dios que es santo.

Los Santos nos “alientan” que elijamos a Dios

Por ello es necesario que nos preguntémonos de que parte estamos, indicó el Papa Francisco: ¿el del cielo o el de la tierra? ¿Vivimos para el Señor o para nosotros mismos, para la felicidad eterna o para alguna satisfacción ahora? Preguntémonos: ¿realmente queremos la santidad? ¿O nos contentamos con ser cristianos sin vergüenza y sin alabanza, que creen en Dios y estiman al prójimo pero sin exagerar? El Señor “pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la que fuimos creados”. Es decir, santidad o nada. Es bueno que nos dejemos provocar por los santos, que aquí no han tenido medias tintas y desde allá nos “alientan”, para que elijamos a Dios, la humildad, la mansedumbre, la misericordia, la pureza, para que nos apasionemos por el cielo en vez que la tierra.

Los Santos nos invitan a ir por la vía de las Bienaventuranzas

Hoy estos hermanos y hermanas nuestros, agregó el Papa Francisco, no nos piden que oigamos de nuevo un hermoso Evangelio, sino que lo pongamos en práctica, que nos pongamos en el camino de las Bienaventuranzas. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, a la familia, a la casa. Hoy, por lo tanto, vislumbremos nuestro futuro y celebremos para lo que hemos nacido: ¡nacimos para no morir nunca más, nacimos para disfrutar de la felicidad de Dios! El Señor nos anima y a quien sigue el camino de las bienaventuranzas, dice: “Alégrense y regocíjense, porque vuestra recompensa en el cielo es grande” (Mt 5,12). Que la Madre de Dios, Reina de los Santos, concluyó el Papa, nos ayude a recorrer con decisión el camino de la santidad; Ella, que es la Puerta del Cielo, introduzca a nuestros queridos difuntos en la familia celestial.

FUENTE: https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2018-11/papa-francisco-angelus-i-noviembre-fiesta-todos-santos.html

Ángelus del Papa Francisco
Martes, 05 Junio 2018 19:05

Beatificación de Chiquitunga

Escrito por

La beatificación de María Felicia de Jesús Sacramentado, más conocida como Chiquitunga, será el próximo 23 de junio, a las 16.30, en el estadio General Pablo Rojas, del Club Cerro Porteño.

Según el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, desde las 12.00 se abrirán las puertas del estadio y la celebración está marcada para las 16.30. El ingreso será por orden de llegada. Se espera a unas 60.000 personas dentro del estadio.

María Felicia de Jesús Sacramentado será beatificada el próximo 23 de junio, luego de que el Vaticano reconociera un último milagro atribuido a su intercesión. Ella será la primera mujer paraguaya en estar a un paso de la santidad.

El presidente de la República, Horacio Cartes, declaró de interés nacional la ceremonia de beatificación de Chiquitunga.

¿Quién fue Chiquitunga?

María Felicia Guggiari Echeverría, conocida como Chiquitunga, nació en Villarrica el 12 de enero de 1925. A los 14 años se unió a la Acción Católica y trabajó en la catequesis de niños, jóvenes trabajadores, universitarios con problemas y, además, con los pobres, los enfermos y los ancianos. Sus trabajos fueron realizados en Villarrica y Asunción, según la web católica ACI Prensa.

El 14 de agosto de 1955, a la edad de 30 años, respondió al llamado que Dios le hizo para ingresar a la vida contemplativa en el Carmelo de Asunción.

El sitio Corazones.org recoge el testimonio de las madres carmelitas descalzas de Asunción, quienes recuerdan que "en los cuatro años que la querida hermana vivió entre nosotras, se caracterizó por su gran espíritu de sacrificio, caridad y generosidad, todo envuelto en gran mansedumbre y comunicativa alegría".

Murió a los 34 años, el 28 de marzo de 1959, tras internarse en un hospital durante poco más de un mes debido a una hepatitis que contrajo. Aseguran que sus últimas palabras fueron: "Papito querido, ¡qué feliz soy! ¡Qué grande es la Religión Católica! ¡Qué dicha el encuentro con mi Jesús! ¡Soy muy feliz!" y "Jesús te amo. ¡Qué dulce encuentro! ¡Virgen María!".

CIUDAD DEL VATICANO. “La Iglesia está a favor de la vida y su preocupación es que nada esté contra la vida en la realidad de una existencia concreta, aunque sea débil y sin defensas, no desarrollada o poco avanzada”, informó el papa Francisco.

Lo dijo el papa Francisco a la Federación Internacional de las Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC), subrayando la actividad en el “promover y defender la vida desde la concepción hasta su término natural, la calidad de la existencia, el respeto a los más débiles, la humanización de la medicina y su plena socialización”.

El Papa pidió a la delegación de la FIMAC que “sea su tarea comprometerse en sus respectivos países y a nivel internacional interviniendo en ambientes especializados pero también en las discusiones que conciernen a las legislaciones sobre temas éticos sensibles, como la interrupción del embarazo, el fin de la vida y la medicina genética”.

Francisco se refirió ante la delegación, recibida en ocasión del próximo congreso que se realizará en Zagreb del 30 de mayo al 2 de junio, al tema “Santidad de la vida y profesión médica, de la Humanae vitae a la Laudato sí”.

La “fidelidad” al magisterio de la Iglesia, reconoció Francisco, “requirió y requiere trabajos y dificultades que, en circunstancias particulares, pueden exigir mucho coraje”.

“Sigan con serenidad y determinación en este camino, acompañando las intervenciones magisteriales en los ámbitos de la medicina con una correspondiente conciencia de sus implicancias morales”.

“Tampoco el campo de la medicina y la sanidad, en efecto -prosiguió- quedaron al margen del avance del paradigma cultural y tecnocrático, de la adoración del poder humano sin límites y de un relativismo práctico, en el que todo se vuelve irrelevante si no sirve a los propios intereses”.

Frente a esta situación, agregó, “ustedes están llamados a afirmar la centralidad del enfermo como persona y su dignidad con sus inalienables derechos, primero que nada el derecho a la vida”.

“Es preciso contrastar la tendencia a degradar al hombre enfermo a una máquina por reparar, sin respeto por los principios morales, y a explotar a los más débiles descartando lo que no corresponde a la ideología de la eficiencia o el beneficio. La defensa de la dimensión personal del enfermo es esencial para la humanización de la medicina, también en el sentido de la ecología humana”, subrayó el pontífice.

Francisco también pidió que “no falte su solicitud también en defensa de la libertad de conciencia, de los médicos y de todos los operadores sanitarios”.

“No es aceptable -concluyó- que su papel sea reducido al de simple ejecutor de la voluntad del enfermo o de las exigencias del sistema sanitario en el que trabajan”.

 

Fuente: http://www.abc.com.py/internacionales/papa-reafirma-la-iglesia-esta-a-favor-de-la-vida-1706881.html

 

 

“Jesús llamó a los que él quiso para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar” (Mc 3, 13-14) fue el tema abordado en el primer día del novenario en honor a Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé, con la Celebración Eucarística que estuvo a cargo de Monseñor Joaquín Robledo, Obispo de San Lorenzo.

A continuación compartimos el audio de la Homilía

https://soundcloud.com/episcopalpy/homilia-de-monsenor-joaquin-robledo

 

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz 0:00 Desde la primera reflexión hablamos de Jesús, porque es leyendo la Vida de Jesús que Ignacio de Loyola encuentra una alegría que le dura y que las otras cosas donde él ha buscado no se lo dan. Su grande y simple descubrimiento es este. Y con decisión, responde a lo que siente y gusta como una llamada interior, con tal determinación que lo que más busca es conocer a Jesús para amarlo más y servirlo mejor. Y una vez fundada la Compañía de Jesús, en las Constituciones que él mismo formula, la centralidad de Cristo es el punto de referencia. Así lo dijo el Papa Francisco en la homilía de san Ignacio del 31 de julio de 2013. Lo dijimos en la tercera y lo repetimos en la cuarta reflexión: “… para cada uno de nosotros y para toda la Compañía, a la que san Ignacio quiso precisamente llamar ‘de Jesús’ para indicar el punto de referencia… Y esto nos lleva a nosotros, jesuitas, y a toda la Compañía a estar ‘descentrados’, a tener delante al «Cristo siempre mayor»… que nos lleva continuamente fuera de nosotros mismos, nos lleva a una cierta kenosis, a salir del «propio amor, querer e interés» (EE, 189). No está descontada la pregunta para nosotros, para todos nosotros: ¿es Cristo el centro de mi vida? ¿Pongo verdaderamente a Cristo en el centro de mi vida? Porque existe siempre la tentación de pensar que estamos nosotros en el centro. Y cuando un jesuita se pone él mismo en el centro, y no a Cristo, se equivoca”.
24/04/2017 REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz 0:00 El gran Cirio pascual se encendió en el “fuego nuevo”, que apenas conjuraba la oscuridad del atrio de la iglesia. Pero del cirio fueron tomando luz todas las velas, candelas y pequeños cirios de los fieles, que dentro del santuario esperaban, pero como en la oscuridad de la tumba de Cristo muerto, aquella donde descendió a los infiernos, antes de resucitar de entre los muertos. Y todo el templo se fue llenando de luz poco a poco, pero de aquella luz que representa la vida nueva de Jesús resucitado, la del cirio pascual. Como parte de la liturgia de la Vigilia Pascual y antes de los bautismos, el diácono introdujo en la bella fuente bautismal el Cirio pascual por tres veces en el momento de la bendición del agua. Y despues fueron pasando uno a uno los bautisandos. Y por el lavado del Bautismo en la muerte y resurrección de Cristo, renacieron a la vida nueva de los hijos de Dios. Por eso, en los días que siguen a la Octava de Pascua, en la liturgia de la palabra el agua corre a torrentes e inunda mansamente todo. Es el agua del bautismo en la muerte y resurrección de Cristo que nos regenera y nos hace renacer para Dios. Papa Francisco insistió varias veces en conocer la fecha en la que fuimos bautizados, como la fiesta del nacimiento a la familia de Dios. Una fecha que no debemos dejar de celebrar, tanto y como la misma resurrección de Cristo.
Jueves, 22 Septiembre 2016 17:42

Vigilia de oración por y con el Padre Pío

Escrito por

Vigilia de oración por y con el Padre Pío - AP

22/09/2016 12:00
 

 

(RV).- Comenzó esta tarde a las 18.00 la Vigilia de oración por y con el Padre Pío, con ocasión del Jubileo extraordinario de la Misericordia y en concomitancia con el primer centenario de la llegada del santo a San Giovanni Rotondo.

Es la primera vez que la reliquia de su cuerpo ha sido llevada en procesión hasta el atrio de la iglesia que lleva su nombre, poco antes de dar inicio a esta gran vigilia que cuenta con la liturgia de acogida, el rezo de las vísperas, la adoración eucarística vocacional; la  liturgia penitencial; el rezo del Santo Rosario y la solemne Celebración de la Santa Misa presidida por el padre Carlo Calloni, Postulador general de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, que concluye con la lectura del testimonio escrito por e padre Pellegrino Funicelli sobre el tránsito del Padre Pío de esta tierra hacia el cielo.

En efecto, recordamos que con el nombre de Francesco Forgione, el Padre Pío nació en la localidad de Pietrelcina, en la provincia italiana de Benevento, el 25 de mayo de 1887. Cuando tenía apenas 16 años de edad entró en la Orden de los Capuchinos. Y llevó en su cuerpo los estigmas de la Pasión del Señor desde el 20 de septiembre de 1918 y hasta el último día de su vida. Falleció el 23 de septiembre de 1968. Y las llagas de Cristo que habían sangrado durante cincuenta años y tres días, desaparecieron, misteriosamente, de sus manos, de los pies y del costado.

Fueron muchas las dotes sobrenaturales del Padre Pío, entre las cuales la capacidad de emanar un perfume que se percibía también a distancia; además de la bilocación, es decir el hecho de poder ser visto simultáneamente en lugares diversos; además de la hipertermia, puesto que los médicos constataron que su temperatura corpórea subía hasta los 48 grados y medio; o la capacidad de leer en el corazón de las personas, sin contar las numerosas visiones y sus luchas prácticamente cotidianas contra el demonio.

Precisamente mañana, viernes 23 de septiembre, se celebrará la memoria litúrgica de este santo sacerdote de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos tan conocidos y amado en numerosos países, a quien San Juan Pablo II lo inscribió en el libro de los santos el 16 de junio de 2002.

(María Fernanda Bernasconi - RV).

El P. Chase Hilgenbrinck. Foto 1: Cortesía Colorado Rapids. Foto 2: EWTN
El P. Chase Hilgenbrinck. Foto 1: Cortesía Colorado Rapids. Foto 2: EWTN
   
30K
   
   
   
   
   
30K

SANTIAGO, 04 May. 16 / 05:55 pm (ACI).- Cuando el estadounidense Chase Hilgenbrinck comenzaba a destacar en el fútbol profesional, Dios lo llamó a ser sacerdote. Dejó su carrera en Chile y con mucho esfuerzo fue ordenado presbítero en 2014, en unos días volverá al país del sur para celebrar una Misa y compartir su testimonio.

En su paso por Chile, donde jugó profesionalmente tres años, el P. Hilgenbrinck visitará Chillán, a 400 kilómetros al sur de Santiago. Allí celebrará una Misa en la parroquia Santa Ana el sábado 7 de mayo a las 20:00 horas.

Hace unos años Chase compartió su testimonio en el programa Nuestra Fe en vivo con Pepe Alonso en EWTN y allí contó que en su paso por Chile, al principio, “me sentía muy solo y no fue lo esperado de un futbolista profesional. Pensé que habría fama, con amigos, con mucha gente. Al final sabía que estaba peleando por un puesto en un equipo donde no me conocían. No fue fácil”.

Un día, prosiguió, “rezando en una iglesia encontré mi paz. En el invierno de Chile, con mucha lluvia, estaba congelado, sentado solo en la iglesia de la Asunción. Estaba rezando frente al tabernáculo, solo frente al Señor. Rezaba por estar cómodo, por tener más paz, para que las cosas me fueran bien en el fútbol. Y justo ahí en silencio, yo escuchaba en el fondo de mi corazón, escuchaba en inglés: ‘be my priest’ (sé mi sacerdote) Y no lo podía creer”.

Esa experiencia, explicó Chase, “era muy incómoda y no lo quería escuchar. Yo le decía (a Dios) no sabes lo que estás diciendo, pero yo estaba convencido, no era algo que podía haber soñado yo mismo, nunca había pensando en esto y no lo quería. Sabía que era el llamado del Señor”.

“Yo lo escuchaba y seguía con mi vida, pero las cosas comenzaron a ir bien”, recordó.

El sacerdote, que es ahora Vicario Parroquial de la St. Mary Parish y capellán del equipo de la Alleman High School en Rock Island en la diócesis de Peoria, es hijo de Mike Hilgenbrinck, que hace un tiempo falleció de cáncer, y Kim, de profesión contadora.

Cada domingo sus padres los llevaban a él y a su hermano Blaise a Misa. Ambos eran monaguillos de la Holy Trinity Church en Bloomington, Illinois.

Un reportaje del año 2008 en ESPN señala que “incluso cuando era adolescente, los chicos buscaban a Chase para que les diera consejo. Su madre recuerda una ocasión en la que una compañera embarazada llegó a casa buscándolo. ‘Nosotros le dijimos, ‘Chase, no eres lo suficientemente mayor para dar consejo sobre estas cosas. Esta chica debe hablar con un adulto’”.

Ambos jugaban fútbol desde pequeños pero Chase era mejor y de hecho llegó a estar en la selección nacional sub17 de Estados Unidos.

Cuando llegó a la Universidad de Clemson, Chase siguió jugando fútbol y no dejó de lado poner por obra su fe. Una muchacha y un sacerdote le preguntaron si alguna vez había considerado servir por completo a Dios. “En el fondo pensaba que no, que no había forma. No me daba cuenta aún”, recuerda.

El joven se graduó de Clemson en 2004 y le sugirieron ir a Chile a jugar. Allí militó en clubes como el Huachipato y el Ñublense en el lapso de tres años.

En Chile siguió ayudando a otros. Una vez, recuerdan sus padres, obtuvo un premio por haber sido el “jugador del partido”. Con el dinero compró artículos deportivos y los donó a una escuela pobre.

“Estando solo en otro país, con otra cultura y otro idioma, busqué mucho dentro de mi alma”, dijo Hilgenbrick al Catholic Post de la diócesis de Peoria hace algunos años.

Con la oración, los sacramentos, incluida la confesión, fue fortaleciendo su relación con Cristo y los temores o “barreras” a su alrededor comenzaron a caer.

Ya decidido sobre su vocación a mediados de 2007, le escribió al director de vocaciones de Peoria, el P. Brian Brownsey.

El sacerdote le envió una extensa prueba. Tenía que escribir una autobiografía de 20 páginas y enviar respuestas a varias preguntas tipo ensayo.

Chase no le había dicho nada a nadie sobre el tema de su vocación: ni a su novia ni a su familia con quienes rezaba ante la imagen de la Virgen de niño para pedir por las futuras esposas de él y su hermano. Para el tiempo que volvió de Chile a Estados Unidos ya había terminado con la novia.

El día que terminó la maratónica prueba, Chase llamó a su hermano y padres, les pidió verse en la Iglesia Holy Trinity y les pidió comprar champaña. Cuando les contó lo hizo frente a la estatua de la Virgen. “¿Su reacción? Fueron muy amorosos y me apoyaron”.

“Cuando juegas fútbol tienes que mejorar cada día. Es lo mismo con la fe. Tienes que mejorar cada día más y buscar las oportunidades para profundizar tu relación con Cristo”, compartió con el Catholic Post.

Antes de ingresar al St. Mary’s Seminary, Chase jugó en dos equipos: en los Colorado Rapids y en el New England. El contrato con este segundo club tenía una cláusula que le permitía desligarse del equipo el 1 de julio, la misma fecha en que se esperaba el ingreso de los nuevos seminaristas, algo que él entendió como un signo providencial.

“Quiero ser una luz para Cristo. Esto se trata de Él, no de mí”, afirma

Referentes de la Pastoral de Comunicación se reunieron en Asunción el miércoles 2 de marzo, en una jornada de evaluación y planificación. También participaron de la charla “Laudato Si’ y Comunicación” a cargo del comunicador Pedro Sánchez de SIGNIS América Latina y el Caribe.

Entre las propuestas de la Pastoral de Comunicación, a cargo del secretario ejecutivo Aníbal Casco, está el desarrollo de la Pastoral Digital en todas las diócesis, la formación permanente y la mayor participación de comunicadores jóvenes, así como trabajar en los preparativos para el V Congreso Latinoamericano y Caribeño de Comunicación (COMLAC) a realizarse en octubre de este año.

Charla Laudato Si’ y Comunicación

El comunicador peruano Pedro Sánchez, de SIGNIS, compartió una charla para comunicadores sobre la encíclica Laudato Si’, como una de las actividades previas al COMLAC, que organizan SIGNIS, la Asociación de Comunicadores Católicos del Paraguay y el CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), y que tiene a la CEP como una de las entidades coorganizadoras.

En la charla, de la que participaron los referentes de las diócesis, Sánchez resaltó los cambios acelerados en todos los ámbitos que se viven hoy en todo el mundo. Enfatizó la necesidad de una Iglesia “más comprometida con los pobres, constructora de un mundo nuevo”, planteada antes por el Documento de Aparecida y luego por el Papa Francisco.

Expuso sus reflexiones a la luz  de la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, que es un grito desesperado por la destrucción de la Creación en manos del ser humano: “Nos hicieron creer que éramos subdesarrollados. Detrás de esa mentira estaba que teníamos que parecernos a los países desarrollados. Esa idea nos metió en esta vorágine de producir, destruir, usar tirar, inundar de basura la tierra”.

Para Sánchez, los comunicadores tienen la misión de cambiar la manera de hacer comunicación: “Nos enseñaron que nuestro trabajo es informar y nos engañaron. La función central es la transformación de la sociedad en una sociedad mejor. No es llegar al medio a seleccionar las noticias y leer el reporte. Ese es un elemento pequeñito. Todos los días tengo que levantarme pensando qué hacer para que el mundo sea un poquito mejor.”

Pero aclara que el comunicador es solo una herramienta, aunque importante, para el cambio. “Los cambios se hacen de manera organizada. Vamos a promover la organización de la gente. La solución va a salir de lo que el pueblo debate, discute, implementa”.

“Necesitamos otro periodismo, más ciudadano, más activo, que promueve la participación y la organización de la gente”, dice Pedro Sánchez, recordando que la ciudadanía se construye ejerciendo los  derechos. “#UnaNoTeCalleshan usado las redes sociales para convocar a la acción y han construido ciudadanía”, agregó.

Planteó que los medios, ya sean populares, educativos o comerciales, deberían proponer actividades para las comunidades: “Aunque sea una acción al año, algo que pueda mejorar la vida de la comunidad. Creo que hay que mostrar todas las experiencias positivas que están sucediendo, mostrar la vida.”

 

http://episcopal.org.py/news-item/pastoral-de-comunicacion-alegria-y-desafios-en-primer-encuentro-del-ano/

Página 1 de 5

SEÑAL ON LINE

Nuestros Teléfonos

Quienes Somos

Radio Pa´i Puku informa, evangeliza, educa, instruye y entretiene. Cubre todas las necesidades comunicacionales de la gente chaqueña. Mantiene en contacto personas, familias, comunidades, instituciones inclusive afuera del país. Radio Pa´i Puku abre sus puertas y micrófonos a todo el Chaco paraguayo pluricultural y multiétnico.